Protege tu marca de plagio

Llevas haciendo branding desde siempre, estás ocupando los territorios de comunicación que te interesan y tu estrategia funciona. Pero hay algo en lo que no dejas de pensar. ¿Qué pasa si la competencia empieza a plagiar tu estrategia de branding? Hoy lo averiguarás.

En IberoMedia nos gusta pensar que somos unos estrategas -¡y lo somos!-. Planificamos y medimos todas las consecuencias que tienen nuestras acciones de branding. Dibujamos los planos para la construcción de marcas fuertes, reconocibles y atractivas.

Si quieres que tu marca siga siendo única, tendrás que seguir leyendo un poco más.

Por qué estás haciendo branding

Seamos sinceros, tu negocio ofrece productos y servicios muy parecidos, casi idénticos, a los que ofrece tu competencia. Si no, no serían tu competencia.

Casi todos los negocios operan en un entorno de competencia perfecta y directa. Pero aún así, a pesar de vender lo mismo y al mismo precio, unos negocios triunfan y otros no. No pienses en la suerte. La suerte no tiene nada que ver en esto. Es la comunicación, es el branding. 

Ya lo sabías, a que sí. Bien, entonces llevarás trabajando la identidad de tu marca desde hace mucho. El branding es el armazón y la razón de ser de tu empresa. Es qué comunicas, cómo lo haces, cómo te relacionas con tu público y cuáles son las promesas que le haces.

Después de todo ese esfuerzo que le has dedicado a construir la identidad de tu negocio, lo dejas todo en manos de la audiencia. La percepción que tenga el público de tu identidad acabará por conformar tu imagen, tu marca. Tu negocio es lo que piensan los demás que es. No lo que tú piensas.

9 Consejos: las piezas de la armadura de tu marca

No te hacemos esperar más. Estás leyendo este post por los consejos -somos conscientes de ello-. Así que aquí los tienes, esperamos que te sean útiles:

1.Para proteger tu branding lo mejor que puedes hacer es comenzar a implementar tu estrategia cuanto antes. Está claro que tiene que ser original y genuina.

Cuanto menos tiempo le des a la competencia para reaccionar será mejor para ti. Llevarás más tiempo trabajando tu imagen en la mente de tu público y será cada vez más fuerte.

Quien pega primero pega dos veces. El público percibirá a quienes te copian como una imitación de segunda.

2. Elabora un manual de identidad corporativa. Este manual es un documento en el que detallas con al milímetro qué es tu negocio. Desde su misión, visión y valores, logo, claim, tono de comunicación, tipografías que usarás, hasta la apariencia de los materiales de tu oficina, y mucho más.

Puede parecer un poco exagerado, pero tu negocio tiene que tener una filosofía clara. Es como una persona más. Debes pensar en él como un ciudadano corporativo que se relaciona con la gente de tú a tú. Todos los detalles son importantes.

No desprecies este documento, porque te va a servir a ti como guía. Te sacará de muchos apuros y a la larga te ahorrará tiempo, dinero y disgustos. Una persona sin una identidad bien definida es frágil, con un negocio ocurre igual.

3. Tras crear tu manual de identidad corporativa, registra tu marca en la oficina de patentes y marcas. Protege los elementos de ella que sirven para diferenciarla del resto de la competencia.

4. Registra palabras, expresiones, signos gráficos, dibujos, formas, tonos, sonidos, jingles, olores, etc. Cuantos más aspectos que sean propios de la identidad de tu negocio registres, mucho mejor.

5. El registro de tu marca tiene una validez de 10 años. Tras este periodo no olvides renovarlo. Si no lo haces cualquiera podría apropiarse de ella.

6. ¡Ojo! No puedes registrarlo todo. Los nombres de terceros, la procedencia de tus productos ni las características comunes de estos, como su tipo (pimientos verdes), calidad (pimientos verdes muy buenos), cantidad, procedencia, destino, época de producción o su valor.

Esto no quiere decir que no puedas utilizar esa información, pero no la puedes registrar para que sea sólo tu negocio el que la use.

7. Tu marca estará protegida incluso cuando haya elementos de otras marcas que aunque no sean idénticos, se parezcan a los de la tuya. Eso sí, tiene que existir la posibilidad de que el consumidor confunda o vincule ambas marcas.

8. Las reclamaciones que puedas hacer se basan en dos criterios principales. Que los elementos que conforman a la otra marca sean idénticos o parecidos a los de la tuya y que los productos o servicios de ambas pertenezcan al mismo sector.

9. Una buena idea es que tu marca haga referencia a un concepto que no tenga relación con el sector de tu negocio. Piensa en Apple, una de las marcas más valiosas del mundo.

Será más difícil que posiciones tu marca a corto plazo. Tendrás que buscar nexos de unión con la identidad de tu negocio, pero a largo plazo esto hará a tu marca más fuerte y reconocible.

Previsión contra las marcas parásito

Cuando llevas mucho tiempo trabajando la imagen y la reputación de tu marca, descubrirás que te has hecho con un huequito en el top of mind de tus clientes y del público en general. Tu éxito llama la atención y eso te llena de orgullo.

Pero tu competencia no está muy cómoda con esta situación. Estudian tu forma de trabajar, tus productos, tus acciones de marketing y llegan a la conclusión de que la principal diferencia entre vosotros es tu branding. De modo que deciden que ellos también lo harán y de un modo demasiado parecido al que tuyo.

En principio no puedes hacer mucho más de lo que te hemos dicho cuando esto ocurre. Lo más importante es que actúes en previsión para cubrirte las espaldas. La identidad y la imagen de tu negocio siempre tienen que llevar las protecciones adecuadas. ¡Ponles casco, rodilleras, coderas y un arnés de seguridad!

Toma conciencia de lo importante que es tu marca

Una marca no se moldea de un día para otro. Es un proceso que se proyecta a largo plazo y depende del pasado y del presente de tu negocio. Todas tus acciones tienen algo de branding, ¡recuérdalo!. Desde la manera en la que sirves el café en tus locales, hasta tus publicaciones en redes sociales, pasando por tu comunicación interna.

Así que, para hacer branding, tienes que tener una estrategia con vistas al futuro. En un mundo ideal comienza con la concepción y nacimiento de tu negocio. Sea como fuere, erigir una marca requiere mucho esfuerzo y planificación. Pero merece la pena con creces.

No hacemos más que justificar el valor del branding para tu negocio y tú ya lo sabes. Pero es que tu marca es tu negocio, sin ella tu negocio sólo es un polluelo que se acaba de caer del nido. 

Después de aplicar todo esto tu marca será más resistente y brillante que el traje de Ironman. Estamos deseando que compartas tus comentarios con nosotros. Y, si tienes alguna duda sobre cómo construir y proteger tu marca, no dudes en preguntar. Nos encantaría tomarnos un café contigo y charlar tranquilamente. Llámanos, estamos deseando conocerte




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis