Objetivos SMART. Qué son + ejemplos prácticos

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
qué son los objetivos SMART

Tabla de contenidos

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Objetivos SMART. Qué son + ejemplos prácticos | iberoMEDIA

Tenemos la seguridad de que tu proyecto tiene objetivos y metas marcadas. Pero, ¿son realmente útiles? Apostar por la aplicación de objetivos SMART te permite medir la evolución de tu proyecto y tener el camino de actuación más claro. 

Si te estás preguntando qué es todo esto de objetivos SMART, te adelantamos que son unas siglas que hacen referencia a ciertas características que deben tener tus objetivos. Quédate y descubre de qué se trata. 

Sin importar el tamaño de tu proyecto, deberías implementar la técnica SMART. Te contamos por qué. 

Muchas veces una idea llega a nuestra mente y queremos ponerla en marcha cuanto antes. Tenemos claro a dónde queremos llegar, pero no tenemos tan claro cómo lo haremos. Imaginemos que somos una empresa que ofrece productos de formación online. En un primer momento, pensaremos que nuestro objetivo es vender el mayor número de cursos de formación. El objetivo es correcto, pero aún no es SMART. 

Cómo redactar un objetivo smart

SMART en inglés significa “inteligente”. Puedes ir imaginando por dónde va el asunto. 

Sin dar más rodeos, establecer objetivos SMART o metas SMART explica que tus objetivos deben ser:

  • Specific (específicos) 
  • Mensurables (medibles) 
  • Archivables (alcanzables) 
  • Relevant (relevantes) 
  • Time-Bound (en un plazo de tiempo determinado) 

¿Y qué queremos decir con todo esto? A continuación te presentamos y  profundizamos en la metodología SMART:

Recordemos nuestro ejemplo de cursos de formación. Antes mencionamos que la primera idea de objetivo sería “vender el mayor número de cursos”. Pues bien, si convertimos este objetivo en SMART, el resultado sería “vender más de 20 cursos”. 

¿Ves la diferencia? Ahora somos mucho más concretos. 

Los objetivos deben ser medibles

Muy en relación con lo anterior, tenemos que los objetivos deben ser medibles. De lo contrario, no podríamos establecer un punto de partida y un punto de destino. No sabríamos si la evolución y los resultados que estamos obteniendo son positivos o negativos. Para evitar esta situación te recomendamos establecer una métrica de medición. 

Ten en cuenta que con la digitalización, tenemos acceso a una gran cantidad de datos que podemos medir. Aprovecha estos datos que generan tus usuarios y conviértelos en información útil. 

Volvamos a nuestro ejemplo de cursos de formación. Tal como mencionamos antes, “vender más de 20 cursos” es además de un objetivo concreto, un objetivo medible. 

Los objetivos deben ser alcanzables

Para que tus objetivos sean alcanzables, debes conocer tus recursos. Con esto nos referimos a aspectos como la plantilla de trabajadores, el tiempo, las herramientas, recursos económicos, etc. 

Que tus objetivos sean alcanzables es fundamental. Si estableces objetivos muy difíciles de alcanzar, se convertirán en una frustración para ti y para tu equipo, generando así una sensación negativa. Por el contrario, si los objetivos son demasiado fáciles de alcanzar, puede suceder que la motivación se pierda y no se aplique el 100% de esfuerzo. ¡Busca un equilibrio!

Los objetivos deben ser relevantes

Cuando hablamos de definir objetivos relevantes, nos referimos a que tus objetivos deben estar siempre orientados a la consecución de resultados y al avance de tu proyecto. 

Los objetivos deben tener un tiempo

Y, por último, para que tu estrategia de objetivos SMART y la productividad del negocio sea eficaz, debes poner límites temporales. 

Pon disciplina laboral y establece una fecha para cumplir tus objetivos inteligentes. Volvamos a nuestro ejemplo. Un objetivo Time-bound sería: “vender más de 20 cursos online en 7 días”.

Así te ayuda el método SMART en objetivos

Ahora que ya conoces qué son los objetivos SMART, vamos a ver todas las ventajas que puede aportarte el desarrollar esta estrategia:

  • Conocer tu punto de partida y tu punto de destino: El análisis interno de tu negocio te hará fuerte y, fijando unos objetivos, sabrás hasta donde quieres llegar.
  • Mejorar el reparto y organización de tareas con tu equipo: Recuerda que cuando todos conocen las metas y sus prácticas, ¡más productivos serán!
  • Medir la evolución y el avance: Ya no podrás evitar estudiar el rendimiento y compararlo con el pasado. Aprenderás de los errores anteriores y el beneficio será mayor.
  • Detectar desviaciones o puntos débiles: Sabiendo dónde actuar, ¡convertirás tus debilidades en fortalezas!
  • Tener un reparto de recursos (tiempo/ costes) más equilibrado y justificado: Ligado a la organización de tareas, los miembros sabrán qué áreas de actuación son las suyas y qué se espera de ellos. 

Recuerda: los objetivos SMART deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales para ser eficaces. Utiliza la manera más inteligente para actuar en tu organización y experimenta a corto plazo el crecimiento de la empresa.

Construir una imagen mental de cómo va a ser tu proyecto está muy bien, pero todo se vuelve más real y mucho más organizado cuando se pone por escrito. 

Tan solo tienes que abrir un documento en Word o escribir a mano en tu libreta los objetivos que te has planteado. Una vez que dejes plasmada la estrategia que llevarás, será más difícil de olvidar.

La mente puede imaginar las situaciones desde una perspectiva demasiado idealista. Por eso, otra ventaja de escribirlos es que al tenerlo por delante, se puede observar con mayor claridad lo que desarrollaste y sus posibles defectos.

En este paso, lo mejor que puedes hacer es adoptar el rol de detective. ¡Examina con lupa hasta el último objetivo y encuentra los huecos débiles para fortalecerlos!

Cuando localices los puntos a mejorar, podrás volver a establecer tus metas y actualizar los objetivos SMART en marketing. Partiendo de las nuevas premisas, vuelve a diseñar tu estrategia.

Vuelve a ver todos los objetivos en conjunto, a ser posible, con tu equipo de trabajo. Siempre es positivo tener en cuenta otros puntos de vista que te aporten feedback y consejos.

Una vez que todo quede solucionado y todas las partes abordadas, podréis proceder a tomar acción. No dejes que nadie se quede sin saber los objetivos y trabaja de manera eficaz para el crecimiento de la empresa.

Para terminar, te presentamos una serie de ejemplos de distintos objetivos SMART para reforzar aún más lo aprendido.

Imagina un concesionario que quiere aumentar las visitas a su página web. En este caso, podría establecer que para el próximo trimestre se pretenda conseguir un 25% más, realizando una ardua campaña de contenidos por redes sociales semanalmente.  

Ahora pongamos que una empresa de Recursos Humanos planea renovar la plantilla. Para ello, se pone un límite de dos meses para dar con el candidato ideal. Utiliza, en primer lugar, una semana o dos para realizar un llamamiento por redes sociales enfocadas al ámbito laboral como LinkedIn o Infojobs. 

Después, según llegan los interesados, planifica las entrevistas para la semana posterior. Las semanas restantes las reserva para considerar las opciones y por si tiene que volver a hacer un proceso de selección.

El tercer ejemplo es sobre unos apartamentos turísticos que tienen la intención de mejorar la estacionalidad de su negocio. 

Preparan su estrategia en verano (temporada alta). Así, mientras los clientes están escogiendo sus ofertas para verano, podrán encontrar ofertas a increíbles precios para otoño-invierno. Utilizan todo el trimestre junio-agosto para ello y se marcan la meta razonable de conseguir un 15% más que el año pasado.

Una tienda especializada en túnicas y complementos de nazarenos quiere incrementar las visitas en su página web. Este nicho de mercado es muy específico, por lo que también tendrá un target reducido pero más definido (penitentes de Semana Santa). 

En este caso, se podría tratar de usar las redes sociales donde operan hermandades y religiosos para realizar campañas de publicidad. Incluso puede crear contenidos como entradas de blog para atraer con marketing digital de contenidos. Realizar esta estrategia durante dos meses y aumentar ventas en un 20% sería un objetivo específico. 

El último ejemplo es sobre una clínica veterinaria que pretende fidelizar a sus clientes más recientes. A partir de que los dueños hayan salido de su primera consulta, el equipo de marketing realizará un seguimiento de los clientes a través de email marketing. 

plan de marketing digital

Cuando finalice el primer mes, les ofrece a los clientes la oportunidad de tener la newsletter con consejos para ayudarles en el cuidado. Una vez que eso ocurra, el 40% puede volver en la próxima consulta.

Vuelve a ver todo los objetivos en conjunto, a ser posible con tu equipo de trabajo. Siempre es bueno que haya otra mirada externa que te aporte feedback y consejos.

Una vez que todo quede solucionado y todas las partes abordadas, podréis proceder a tomar acción. No dejes que nadie se quede sin saber los objetivos y trabaja de manera eficaz para el crecimiento de la empresa.

Seguir leyendo

Subscríbete a la Newsletter

Academy HUB