Growth-Driven Design: diseño inteligente de páginas web

growth-driven-design-diseño-pagina-web

Hoy en día la página web de tu empresa es un elemento clave para hacer que tus clientes potenciales la conozcan y te contacten, e incluso que tengan la posibilidad de comprar productos o servicios de una manera más rápida y cómoda.

Ahora bien, te invitamos a plantearte esta situación: uno de tus clientes potenciales encuentra tu página web y nota de inmediato que el diseño no es tan moderno o atractivo como otras que ha visto y que no tiene tantas características interactivas, o que no está adaptado a las más nuevas tecnologías. Por si fuera poco, se da cuenta que la información (los números de contacto, por ejemplo) no está actualizada. ¿Qué hará? Lo más probable es que cierre tu página web y comience a buscar otra.

El problema del diseño web tradicional

Para solucionar inconvenientes como el planteado en el párrafo anterior, no basta con actualizar la página web. Es importante pensar en tu público objetivo: sus gustos y preferencias, las plataformas que más utilizan, la experiencia de usuario que quieren tener, entre otros aspectos.

El diseño web tradicional puede tener en cuenta todo esto, pero no es tan eficiente porque debes rediseñar tu sitio una vez cada dos o tres años, tiempo durante el cual gastarás más recursos. Haciendo uso de un diseño web tradicional, tu página web puede ser encontrada por tus clientes en ocasiones inactiva o no optimizada.

La mejor alternativa

El Growth-Driven Design es una forma más inteligente y rentable de diseñar páginas web. Podemos definirla como un proceso o metodología que se basa en la actualización y mantenimiento continuo de una página web a partir de pequeñas modificaciones, lo cual permite tener resultados que se pueden medir a corto plazo.

De esta manera, el GDD logra generar un impacto real y constante para que el nivel de satisfacción del usuario con la tecnología empleada por tu empresa sea siempre alto, eliminando así el riesgo que conlleva el rediseño de tu sitio.

ebook

¿Cómo funciona el Growth-Driven Design?

El proceso de GDD cuenta con dos fases: la primera, para determinar la estrategia y plataforma de lanzamiento; la segunda, para desarrollar y mejorar continuamente la página web a lo largo del año.

Fase 1: estrategia y plataforma de lanzamiento

En la primera fase es importante definir desde un inicio los objetivos que guiarán todo el proceso y el público al que quieres llegar.

Posteriormente, debes explorar cómo llegan los usuarios a tu página web y por qué, para evaluar y determinar cómo puedes mejorar la experiencia de usuario; otro aspecto interesante a investigar es qué dispositivos usa tu público y en qué momentos.

El último paso de esta fase es crear una “lista de deseos”, que enumerará los aspectos que tú y tu público consideréis que se puede mejorar en tu sitio.

Ya con todo esto determinado, puedes trabajar en el diseño como si fuera el proceso tradicional, creando contenido, programando, etc. El resultado final será una plataforma de lanzamiento con los elementos básicos, es decir, un punto de partida.

Fase 2: Growth-Driven Design

Ya tienes tu plataforma de lanzamiento, ahora lo que debes hacer es comprometerte a un proceso de aprendizaje y mejoras continuas para que el sitio funcione de manera eficiente.

Lo que debes hacer entonces es llevar a cabo un ciclo en el que vayas implementando los elementos de tu lista de deseos y analices los datos obtenidos, todo en función de los objetivos que plateaste en la fase 1. Decimos que es un ciclo porque consiste en planear las tareas que llevarás a cabo para actualizar tu web en determinado momento, desarrollarlas, analizar sus resultados y comunicarlos a la empresa para posteriormente volver a comenzar el proceso con otras tareas.

Enlaces de interés

A continuación, te dejamos algunos artículos que te ayudarán a profundizar en el tema de desarrollo web para negocios y su relación con los clientes:

Analítica web en inbound marketing.

Marketing Digital en Ecommerce, Herramientas y técnicas para mejorar resultados.

Cómo redirigir la atención de los usuarios en tu web: call to action (CTA).

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on google

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on google

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis