Inbound Marketing, de principio a fin

INDICE DE CONTENIDOS

Estamos ante una realidad: el marketing tradicional tiene sus días contados. Ante una sociedad cada vez más informatizada, con acceso a internet desde dispositivos en los que se puede hacer comparativas en segundos, la publicidad en frío molesta a los compradores. Quieren seguir viendo la película sin que un anuncio la interrumpa, relajarse tras el trabajo sin recibir una llamada comercial y, por supuesto, no van a abrir ese email de spam no solicitado.

La propia tecnología está dificultando este método de ventas. Con pulsar un botón, podemos bloquear un número de teléfono que no nos interesa. Los mensajes de spam ni siquiera aparecen en la bandeja de entrada, y los medios tradicionales quedan cada vez más obsoletos con la llegada de los servicios de streaming a la carta.

Ante esta disyuntiva, el marketing se ha actualizado para ofrecer a los clientes una nueva manera de captar su atención: el marketing inbound. Lo importante ahora no es que los clientes se topen con la empresa, es ser encontrado por los clientes. Para ello, hay que crear contenido que atraiga a la gente, que les aporte algo nuevo. Contenido que guste tanto que decidan compartirlo. Hay que crear marca a partir de lo que aprendan de nosotros.

¿Qué es el Inbound Marketing?

El Inbound marketing es una metodología, puramente digital, constituida por una serie de técnicas y estrategias que se basan en la atracción de clientes potenciales, desconocidos, hacia tu sitio web a través de contenido útil y de calidad. Así consigues conectar con usuarios interesados en tus productos o servicios a través del contenido.

Gracias a las estrategias que llevas con a cabo el Inbound Marketing puedes conseguir que las VISITAS que has atraído a tu web se conviertan en registros o CONTACTOS si ofreces más contenido, a través de una descarga, por ejemplo. Estos contactos pasarán a formar parte de tu base de datos y así podrás conocer mejor a tus potenciales clientes, y entonces darle más información de su interés y cualificarlos de cara a una posible venta.

Solo cuando el contacto esté listo para comprar podremos poner en marcha técnicas de ventas para que entonces se convierta en CLIENTE.

Citando a HubSpot, creadores de esta metodología:

DEFINICIÓN:

Inbound marketing es una estrategia que se basa en atraer clientes con contenido útil, relevante y agregando valor en cada una de las etapas del recorrido del comprador.”

¿Cuál es la metodología del Inbound Marketing?

La metodología está compuesta de un conjunto de técnicas que se enmarcan dentro de una estrategia. Se basa en atraer clientes con contenido útil y relevante, agregando valor en cada una de las etapas del recorrido del comprador.

La idea en la que se fundamenta esta metodología es la de conseguir atraer a tus potenciales clientes a través de canales no invasivos, como la publicidad tradicional. El Inbound Marketing propone llegar a aquellos usuarios que aún no saben nada de ti, ni de tu marca, con contenidos de calidad y elaborados. A través de contenidos en tu blog corporativo, podrás transmitir tus conocimientos y demostrar de un modo evidente tu experiencia en la materia a la que te dediques.

Con el Inbound Marketing, los clientes potenciales encontrarán a tu empresa a través de distintos canales como blogs, motores de búsqueda y redes sociales.

La metodología Inbound se basa en convertir a desconocidos en promotores de nuestra marca siendo ellos los que llevan las riendas de sus decisiones. Los clientes llegan a nuestro sitio a partir de un problema a través de un buscador o desde las distintas redes sociales. Problema cuya solución podemos dar nosotros a partir del contenido de calidad que generamos.

Es en ese artículo, vídeo o infografía desde donde conseguimos los datos del cliente, a través de formularios, llamadas a la acción o contenido exclusivo relacionado con el post. Esos datos están cedidos de una manera voluntaria, lo que muestra un interés mayor en el tema, convirtiendo así a un desconocido en un cliente potencial.

El uso de esos datos de una manera correcta puede resolver las dudas que impiden aún que finalice el proceso de compra. Más allá de los antiguos mails de spam, hay que enviar correos informativos con un resumen de nuestros artículos, ebooks, y toda aquella información que creamos relevante, de una manera clara y concisa. Mediante contacto telefónico, hay que priorizar el ofrecer más información y ayuda, sin perder de vista nuestro fin: la venta. El objetivo es crear confianza en el cliente, y hacerle desear nuestro producto.

El contacto, por supuesto, no debe acabar con la venta. Un cliente contento es el mejor promotor de nuestro producto, así que hay que hacerle sentir importante más allá del trato comercial. Desde una encuesta de satisfacción hasta invitaciones para eventos, todo vale para hacerle sentir especial. Al fin y al cabo, a todos nos gusta que se nos tenga en cuenta.

Fases de un proceso de Inbound Marketing

Para comprender en detalle esta metodología conviene analizar cada una de las fases que la componen. El Inbound Marketing distribuye el proceso de ventas en 4 fases diferenciadas, en las que los usuarios van pasando por diferentes fases hasta convertirse en clientes.

Las 4 fases de un proceso de Inbound Marketing son: Atraer, Convertir, Cerrar y Deleitar.

Analizaremos fase a fase, para que entiendas perfectamente porque esta metodología, dividida en estos 4 pasos te va a resultar útil a la hora de conseguir resultados en los departamentos de marketing y ventas de tu empresa, y en consecuencia alcanzar tus objetivos de negocio.

La importancia del análisis en el Inbound Marketing

En Inbound Marketing, es muy importante analizar cada una de las partes de nuestra estrategia de manera activa. Serán precisamente los datos que vayamos obteniendo los que marquen nuestros pasos hacia el camino que quieren nuestros clientes. Y, por supuesto, es lo que nos ayudará a encontrar nuevos compradores. Al fin y al cabo, es un proceso cíclico.

Una manera muy efectiva para crear contenido es usar buyer personas. Crea personas semi-ficticias con datos reales de tus clientes habituales: su edad, su trabajo, lo que les gusta, sus objetivos y retos (es un buen momento para lanzar una encuesta a los clientes que ya te han comprado. ¿Qué mejor manera de decirles lo importantes que son que pedirles ayuda para adaptarte a lo que quieren?

Una vez tengas a tu buyer persona, imagina un problema al que quiere buscarle solución. Piensa en la etapa en la que se encuentra. ¿Quiere simplemente informarse sobre su problema? ¿Está pensando qué solución dar? ¿O quizás ya sabe lo que quiere, pero está barajando opciones?

Ahora es el momento de crear tu post. Da solución al problema de tu buyer persona, como si estuvieras escribiendo expresamente para él. No tienes que decir que tú puedes hacerlo, sino educarles acerca de sus problemas y las soluciones a ellos.

Y, por supuesto, no olvides compartir tu contenido. Aprovecha los medios que tienes a tu disposición: email, redes sociales, CTA… ¡Así volverás al inicio del ciclo!

1. Atraer

La fase de atracción es la base del Inbound Marketing. Es el comienzo de la metodología. Atraer de un modo natural y no invasivo hará que puedas comenzar con buen pie en esto del Inbound.

En resumen, la fase de atracción podría resumirse respondiendo a las tres preguntas siguientes:

¿En qué consiste? Atraer usuarios desconocidos a nuestra web

¿Qué herramientas utilizamos? Redes Sociales, Blogs Posicionamiento en buscadores…

¿Qué sucede en esta fase? Los usuarios, aún desconocidos, se convierten en visita.

La clave. En esta primera fase debes tener claro ciertos términos. La idea no es que el máximo número de usuarios posibles visiten tu web, aunque te parezca lo más lógico. La idea es que lleguen a tu sitio web justo aquellas personas interesadas en tus productos o servicios, aquellas que de verdad estén interesadas en convertirse en oportunidades de venta.

Como ya hemos dicho la fase de atracción se centra en convertir a los desconocidos en visitas, eso sí, estas visitan deben esta cualificadas.

¿Cómo hacerlo? Para conseguir la atención solo de aquellos clientes adecuados debes ofrecerles contenido relevante y de calidad, justo en el momento adecuado.  Conocer a tu potencial cliente te será de utilidad para afinar más la puntería en la fase de atracción, para eso te aconsejamos leer más sobre la figura del Buyer Persona

Herramientas para atraer visitas a tu web

Tienes muchas herramientas para ofrecer ese contenido de calidad a tus clientes. Puede que ya tengas alguna idea. Te detallamos a continuación las técnicas que no debes pasar por alto en la fase de atracción.

  1. Publicación en blogs.  Muchos los conocen como Blogging, también se estudia incluiso como una técnica más completa que es el Marketing de Contenidos. Sea como sea, tener una web sin blog es como una casa sin muebles, te sirve, pero no tiene tanta utilidad.Utilizar tu blog es clave para posicionar tu marca, volviendo al Inbound y enmarcando esta técnica dentro de la fase de atracción, entenderemos que las publicaciones en tu blog te van a ser de gran utilidad para conseguir atraer usuario desconocidos a tu web.Si escribes sobre sus habituales dudas, cuestiones, miedos, consultas… Ellos llegarán a ti y entonces te encontrarán justo cuando te necesitan.Para ello te aconsejamos que realices un buen Plan de Contenidos. Es decir, que planifiques tus publicaciones en el blog pensando en las dudas e inquietudes de tus potenciales clientes (Buyer Persona). Te lo explicamos a continuación.
  2.  Estrategia de contenidos. Este segundo apartado engloba a toda la tarea de publicación de artículos en blogs, así como otros aspectos más genéricos. Para enmarcar tus contenidos dentro de una estrategia de contenidos es importante, de nuevo, que te bases en la figura del Buyer Persona. Si te has parado a confeccionar el Buyer Persona ideal para tu negocio seguro que sabes bien cuáles son sus miedos, preguntas, inquietudes y necesidades.Si es así, bien hecho, esto te servirá para plantear una estrategia de contenidos que  responda a todos esos aspectos y necesidades de tu Buyer Persona. Si tus productos o servicios solucionan esas necesidades que éstos tienen. ¿Qué mejor forma de conectar?Te lo explicamos de un modo práctico. Tu cliente ideal tiene una necesidad e inicia una búsqueda online para obtener respuestas a sus preguntas. Ahí es dónde debe aparecer tu marca, ahí es donde tu web debe posicionarse como la primera en responder a tus potenciales clientes. Se trata de aparecer en el lugar y momento exactos.
  3. Redes Sociales. Entendemos que, una vez llegados a esta parte del proceso, ya has publicado algún que otro contenido estratégicamente pensado. Y damos por hecho que éste está optimizado para posicionarse en buscadores. Ahora bien, otra forma muy común y sencilla a tus seguidores en visitantes de tu página es a través de las redes sociales.Las redes sociales te van a permitir compartir esa información valiosa que has creado para tus potenciales clientes. De este modo conectarás con ellos con contenido de sus interés y será más posible que visiten tu web.
  4. Marketing de Contenidos. Aunque esta técnica bien podría englobarse dentro de la estrategia de contenidos o la publicación en blogs, es un concepto mucho más amplio que conviene estudiarse aparte.El Marketing de Contenidos es la estrategia básica de la primera fase del Inbound Marketing. El Marketing de Contenidos es la base para atraer desconocidos y convertirlos en visitas.El contenido, sea del tipo que sea, videos, blogs, imágenes, te servirá para conectar con tus potenciales clientes, a través del canal que uses, ya sea redes sociales, buscadores, publicidad segmentada…El Marketing de Contenidos consiste en poner en uso diferentes técnicas. Aúna SEO, es decir, posicionamiento en buscadores; también diseño o edición de videos, gestión de redes sociales…

2. Convertir

Una vez hayas conseguido atraer visitas a tu sitio web, ahora pasamos a una nueva fase de la metodología inbound: la conversión.

Cuando hablamos de convertir nos referimos a que todo aquel visitante que llegue a tu web realice alguna acción que para ti sea importante, y por lo tanto puedas clasificarla como conversión. En el caso de las tiendas online la conversión suele relacionarse ya con la transacción económica, con la adquisición de productos, pero no siempre tiene por qué ser así. Existen muchos tipos de conversiones.

Esto puede aplicarse de un modo muy común en las páginas de servicios, donde el visitante no realiza directamente una compra. Las conversiones en las páginas de servicios suelen ser registros o contactos.

En resumen, la fase de conversión puede entenderse respondiendo a estas 3 preguntas:

¿En qué consiste? Conseguir que las visitas se conviertan en registros.

¿Qué herramientas utilizamos? Páginas orientadas a la conversión (landing page), formularios, llamadas a la acción, botones…

¿Qué sucede en esta fase? Los visitantes de nuestra web realizan alguna acción en nuestro sitio web.

Herramientas para aumentar la conversión en tu sitio web

  1. Landing page
  2. Formularios
  3. Llamadas a la acción

3. Cerrar

Estamos en la fase más comercial del proceso. Aquí debes poner en jaque a tu equipo de ventas y combinar su actuación con las experiencias y conocimientos del departamento de marketing.

Ya tienes el registro de tu potencial cliente, éste ya ha pasado de ser un auténtico desconocido, a ser un registro interesado en tus productos o servicios. Todo aquel que te haya facilitado sus datos de contacto suele tener un mínimo interés en aquello que ofreces, así que aprovéchalo.

En primer lugar utiliza las herramientas que el marketing digital pone a tu disposición. Son cientos de ellas.

Un registro interesado en tus servicios tiene un gran valor. Depende, en gran parte de ti, hacer que el registro pase de contacto a cliente.

En resumen, la fase de cierre puede entenderse respondiendo a estas 3 preguntas:

¿En qué consiste? Conseguir que contactos, registrados en nuestra base de datos, pasen a convertirse en clientes.

¿Qué herramientas utilizamos? Automatización de marketing, envío de emails, seguimiento a través de CRM, workflows…

¿Qué sucede en esta fase? Los contactos de nuestra base de datos realizan una compra o contratación, por lo que pasan de ser registros a convertirse en clientes.

Herramientas para cerrar más contratos o aumentar las ventas

  1. Automatización de Marketing y Workflows
  2. Emailing
  3. Seguimiento de clientes a través de CRM

4. Controla tus ventas

Un error muy común es olvidar esta fase, sobre todo en los Ecommerce o tiendas online, donde tras la finalización de la compra, el objetivo del negocio se da por cumplido. Pero no, no es así. El objetivo del tu marca o negocio no debe ser que el cliente realice una compra o que contrate uno de tus servicios, debe ser que, una vez lo haya realizado repita y te recomiende a otros posibles clientes.

Por eso la fase de deleitar es la que hace a la metodología Inbound única y eficaz. Esta fase, a la que muchos llaman “enamorar”, consiste en que destaques tu factor diferencial con tus clientes.

Es más sencillo de lo que crees. Puedes utilizar cientos de herramientas que tienes a tu disposición. Un buen uso de tu sistema de gestión de clientes, CRM, seguimiento de los mismos, realización de encuesta, envíos de emails o contenidos personalizados.

El abanico es amplio. ¿La clave? Tener claro cuál es tu factor diferencial y explotarlo.

Las 3 preguntas que resumen a la perfección cómo deleitar a tus clientes:

En resumen, la fase de cierre puede entenderse respondiendo a estas 3 preguntas:

¿En qué consiste? Emplear técnicas de fidelización de clientes.

¿Qué herramientas utilizamos? Automatización de marketing, envío de emails, seguimiento a través de CRM, workflows, contenidos único…

¿Qué sucede en esta fase? Tus clientes quedan tan encantados contigo que van un paso más allá y se convierten en prescriptores o promotores de tu marca, es decir, la recomiendan a sus conocidos.

Herramientas para fidelizar a tus clientes y convertirlos en promotores

  1. Comunicación personalizada.
  2. Feedback constante, encuestas.
  3. Lead Scoring.

Los puntos clave del Inbound Marketing

Para comprender en detalle esta metodología conviene analizar cada una de las fases que la componen. El Inbound Marketing distribuye el proceso de ventas en 4 fases diferenciadas, en las que los usuarios van pasando por diferentes fases hasta convertirse en clientes.

Cómo has podido comprobar más arriba, las 4 fases de un proceso de Inbound Marketing son: Atraer, Convertir, Cerrar y Deleitar.

Analizaremos fase a fase, para que entiendas perfectamente porque esta metodología, dividida en estos 4 pasos te va a resultar útil a la hora de conseguir resultados en los departamentos de marketing y ventas de tu empresa, y en consecuencia alcanzar tus objetivos de negocio.

Optimiza tu sitio web para los motores de búsqueda

Para que tu sitio web atraiga más visitas desde los buscadores, hay que usar un proceso de mejora conocido como SEO. Durante este, se dice a los motores que tu contenido es el que mejor resuelve un problema a través de palabras clave, contenido de calidad y optimización del sitio.

Para hacer la lista de palabras clave o keywords, piensa en qué interesaría a tu buyer persona, y expande esa lluvia de ideas con búsquedas alternativas en Google. Desde ahí, elige las keywords que más se usen para encontrar tu web, y en las que tienes mayor posibilidad de entrar en el top del ranking de búsquedas.

Un truco es aprovechar las long tail keywords. Será más difícil posicionar “camisas” que “las mejores camisas para ir a la oficina”. Al ser más específico, es más sencillo que los clientes lleguen hasta tu web.

Crear contenido en torno a esas keywords dice a los motores que estás especializado en esa temática, y te lo recompensarán con una escalada en las posiciones.

Crea contenido con un propósito

Ya has decidido sumergirte en el Inbound Marketing. Y ahora, es el momento de crear tu contenido.

De nada sirve hacer por hacer. Usa tus buyer personas para planear y crear soluciones a sus problemas. Piensa qué hacer, en qué formato, y la temática, infórmate y ¡ponte a ello! Recuerda siempre:

-Enfócate en tu buyer persona

-Menos, es más. De nada sirve alargar el contenido, ponles fácil usarlo.

-Debe ser educativo, no promocional. Quieres ayudarle a solucionar su problema, no venderte.

-Enfócate en el contenido, y luego en el diseño. Así será más fácil crear contenido de calidad.

Y no lo olvides, ¡el contenido nunca muere! Aprovecha ese vídeo que tanto gusta, o vuelve a relanzar ese post que están volviendo a visitar después de varios meses.

El blogging, fundamental en tu estrategia Inbound

Un blog es el lugar ideal para publicar y promover contenido relacionado con tu industria y tu negocio. No solo das soluciones, sino que puedes recoger los datos de los posibles clientes y creas lazos con ellos.

Un buen formato hace que los lectores se interesen más. Deja espacios en blanco, usa encabezados, imágenes e infografías y no le des vueltas a la misma información: debe ser concreta y concisa.

Aprovecha el diseño para hacer énfasis en aquellas partes que te interesa destacar en ese momento. Usa la barra lateral o el final del post para incluir CTAs que interesen al visitante.

Usa tu propio contenido a tu favor. Enlaza a tus propios posts y añade un listado de post populares en el lateral. Además, añade plug-ins desde los que se pueda compartir en redes sociales y por email directamente.

Y, por supuesto, analiza todos los resultados y actúa según ellos.

Redes Sociales: cómo amplificar el alcance de tus contenidos

Casi tres cuartas partes de los usuarios de internet tienen perfil en alguna red social, y ese número no para de crecer. Es una manera rápida y sencilla de compartir información, y de que otros la vean.

Si aún no tienes perfiles de tu empresa en redes sociales, es el momento de crearlas y darles vida. De tus seguidores puedes hacer una segmentación por edad, gustos, aficiones, y adaptarte a lo que buscan.

A partir de estos datos, que son diferentes en cada red, adapta tu discurso. El público de Twitter suele ser más desenfadado que el de Facebook, y los más jóvenes están en Instagram y TikTok. Analiza, segmenta tu audiencia y crea una personalidad propia. Una guía de estilo para las redes sociales te ayudará a tenerlo todo claro.

Además, no olvides que la audiencia quiere sentirse especial. No respondas a todo el mundo de la misma forma, da una solución real y regala un buen momento a quien te habla.

Por supuesto, publica con frecuencia. Crea un calendario de publicación y usa herramientas para programar los posts fijos. Infórmate de los temas de actualidad y enfoca tu discurso a ellos (una nueva película, el meme que causa sensación…). Las redes sociales son un sistema muy efectivo para crear cercanía a la audiencia, aprovéchalo.

Como referencia sobre la cantidad de post propios, puedes tomar las siguientes:

Twitter: 4-6 veces al día

Facebook: 3-4 veces al día

Instagram: 2 veces al día (y usa las stories)

LinkedIn: 1 vez al día

Pinterest: 1 vez al día como mínimo

Y, por supuesto, responde a lo que te escriban. ¡Ahí no hay límites!

Al final de cada mes, analiza los resultados y ajusta tu estrategia según ellos. Puedes fijarte en lo que hacen otros para hacerte una idea, pero ¡nunca copies! Recuerda que tienes que tener una personalidad propia.

Incentiva los clics con llamadas de atención (CTA)

Un CTA es un botón que ofrece un contenido y enlaza a una landing page. En esa landing page se debe pedir algún dato (nombre, email, teléfono…) y dar algo a cambio (un ebook, información adicional, una infografía, un paquete de contenido…). Tras el intercambio, debe aparecer una página de agradecimiento.

Mejores prácticas con los CTA

Oriéntalo a la acción. Dile al visitante lo que tiene que hacer directamente. “Descarga gratis la guía de maridaje de vinos”.

Incluye keywords coherentes con el contenido y la landing page. Que no haya dudas de lo que ofreces. Usar las palabras clave durante todo el proceso también ayudará a que sepan lo que les estás ofreciendo.

Llama la atención. Tu CTA tiene que destacar en la web, pero sin estar forzado en la web. No dudes en probar distintos diseños y colores para dar con la más atractiva.

Los CTA generales se colocan en la barra lateral del sitio, mientras que los específicos de una temática se encuentran al final de los posts relacionados.

También puedes colocarlos en emails para conseguir más tráfico y que el diseño sea más atractivo a la vista.

Landing Pages

Para que una Landing Page funcione, debe dar la información en un solo vistazo.

El título debe ser claro y conciso, orientado a la acción. En él, debes dejar claro a los visitantes qué beneficios tendrán y cómo deben hacerlo.  “Descarga el paquete de tipografías para cartelería”.

En un pequeño texto, explica la oferta de manera clara y haz énfasis en el valor. Usa las negritas donde realmente quieras destacar algo, para que los ojos se centren en ello.
Elimina la barra de navegación y los links. Haz que el visitante se centre en el producto sin que sienta la tentación de cambiar de página.
Incluye una imagen relevante, una animación o un vídeo corto. El producto tiene que destacar sobre lo demás, es lo que quieres darle al visitante y lo que más tiene que llamarle la atención. Recuerda que una imagen vale más que mil palabras.

Añade botones para compartir en redes. Anima al visitante a compartir tu producto. Seguro que conoce a alguien a quien le interesa también, pónselo fácil.

Lo que vas a ofrecer te ha costado tiempo. Piensa en todo el valor que tiene, y trátalo con el mimo que merece. ¡Todo el mundo debería verlo!

Email Marketing

Se piensa que el email marketing quedó anclado al spam puro y duro que se queda en una bandeja oculta en el correo. El email marketing es mucho más que eso. Un buen email, con buen contenido, puede hacer que un potencial cliente entre a tu sitio, lea un post y se decida a comprar.

Usando la metodología inbound, los mails dejan de ser un panfleto promocional para pasar a llenar la bandeja de contenido que te interesa. Eres tú el que deja tus datos, esperando recibir más información sobre la temática que te interesa. Una newsletter con el contenido destacado que se ha publicado.

El éxito del mailing es simplemente la suma de enviar el contenido adecuado a la audiencia adecuada en el momento adecuado. Parece difícil, pero el truco está, como siempre en el análisis.

Lo primero, es determinar en qué momento del recorrido se encuentra el comprador. No puedes enviar lo mismo a alguien que está simplemente explorando, que a una persona que quiere tomar una decisión. Para ello, segmenta usando los datos de los que dispones y, por supuesto, tus buyer personas.

Una vez sepas a quién vas a enviar el mail, piensa en el momento en el que se encuentra.

Una persona en etapa de exploración es la adecuada para recibir vídeos, post, diapositivas, herramientas gratuitas y ebooks o guías.

Si ya se encuentra en la etapa de consideración, agradecerá webnairs, casos de éxito, hojas de preguntas frecuentes, artículos técnicos sobre productos y opiniones de terceros.

En el caso de que esté inmerso en la etapa de decisión, es el momento de enviar pruebas gratuitas, informes sobre ROI, demostraciones de productos, consultas y estimados o cotizaciones.

El objetivo es crear una relación consolidada que acabe en negocios cuando estén listos, basada en que el cliente esté bien informado y tenga confianza. Y, por supuesto, ten presente que un mail debe agregar valor, no pedirlo. Hablamos de inbound marketing, queremos que sean ellos los que quieran hacer negocios con nosotros.

Otro punto a tener en cuenta es que los mails deben estar optimizados para móviles. Piensa en cuántos correos abres desde tu móvil y en cómo te gustaría que fueran. Plantillas receptivas, información clara y concisa y tamaño de letra adecuada.

Personalizar los emails con los datos que sabes sobre el cliente es una buena manera de ser cercano. Hay multitud de herramientas para ello en tu servidor de correo, aprovecha y haz sentir importante al que lea.

El análisis de tus emails es sencillo, y te lo dará la propia plataforma. Céntrate en lo importante:

Smarketing

El Smarketing es el proceso de crear metas comunes para los equipos de ventas y de marketing en la empresa con el fin de mejorar los ingresos. Este gesto puede suponer un 20% de crecimiento de los ingresos anuales.

El truco está en dejar de pensar en estos dos departamentos como organismos independientes y tratarlos como el equipo encargado de generar ingresos. Con objetivos idénticos o interdependientes, y adheriendo el pipeline de marketing con las cuotas de ventas, se consigue una mayor visibilidad del trabajo del otro, mejorando la comunicación entre ambos.

¿Qué hacer para integrar el smarketing en tu organización?

  1. Hablar el mismo idioma. Conseguir aunar el lenguaje de ambos departamentos para que no haya malentendidos y la comunicación fluya.
  2. Implementar un SLA. Cada departamento se debe comprometer a cumplir con una serie de objetivos para apoyar al otro y conseguir el objetivo final.
  3. Configurar reportes en lazo cerrado. Hay que asegurarse de que la información de ambas partes se usa, y para ellos hay que mantener informado al otro.
  4. Analizar los datos obtenidos, y remodelar la estrategia a partir de ellos.
  5. Hacer reuniones periódicas para poner todo en común.

¡Juntos somos más fuertes!

La importancia de deleitar a tu cliente

“La experiencia del cliente es el nuevo marketing”. Ya lo dice Steve Cannon, el CEO de Mercedes-Benz en Estados Unidos. En nuestros días, el boca a boca es el mejor anuncio, y hacer que los clientes acaben felices por haber hecho un negocio con nosotros les hará recomendarnos.

Desde el primer comento en el que ese cliente se pone en contacto con nosotros, aun cuando esté barajando opciones, hay que crear confianza como prioridad. La base es la comunicación, ofrecerle lo que necesita y enseñarle algo nuevo. A todos nos gusta aprender algo nuevo cada día, se tú el que enseñe la lección diaria a tu cliente. Y, sobre todo se tú mismo.

Las siete normas para complacer a los clientes

Si aún tienes dudas, sigue estos siete puntos:

  1. Complacer a los miembros del equipo. Crea un equipo de trabajo bueno, que congenie, más allá de las habilidades. El trabajo se aprende a hacer, pero estar rodeado de un buen grupo de personas enriquece.
  2. Educar a los miembros del equipo. Haz que amen tu producto, que lo usen y se familiaricen. Implementa las novedades con acciones prácticas, no con exposiciones. Haz que su día a día sea lo mejor posible.
  3. Empoderar a los miembros del equipo. Crea unos principios que sirvan de guía para los miembros de tu equipo, y déjales ser ellos mismos. Si los contrataste por cómo eran, no les cortes las alas.
  4. Escuchar. Tenemos dos orejas para escuchar el doble de lo que hablamos, y eso hace que nos llegue información que podemos usar para empatizar.
  5. Preguntar. El cliente no debe quedarse con dudas, así que pregunta todo lo que necesites para aclararlas. También presta atención a la comunicación no verbal: dice más de lo que crees.
  6. Prestar servicio. Tu labor es ayudar, complacer y educar con contenido para generar confianza.

Ahora que ya sabes lo básico de las estrategias de Inbound Marketing, es el momento de empezar a redactar tu plan. ¡Manos a la obra!