redes sociales

Ya no resulta un misterio que el gran peso de la comunicación haya quedado en manos de las redes sociales. los hábitos de consumo de las personas han cambiado con ello, al igual que su nivel de exigencia.

El hecho de qué venderles, cuándo, dónde… Se ha ampliado tanto el concepto que ahora para hacer una buena estrategia en redes sociales es necesario realizar una investigación exhaustiva de nuestro buyer persona. Y es por eso que ya no podemos hablar de simples creadores de contenido, sino de detectives digitales.

La investigación te hará fuerte

Si hace años los clientes eran personas fieles y con una única línea fija, hoy día con el Internet y las diferentes alternativas digitales se generan tendencias cambiantes en los consumidores, guiándose hacia según lo que mejor les convenga. Es por eso que es necesario una buena investigación por parte de esos detectives digitales que recabarán una serie de datos que posteriormente se utilizarán para saber cómo entender y vender a la audiencia. 

Lo primero de todo es tener claro nuestro briefing y realizar un análisis interno de nuestra propia empresa. Puede resultar algo bastante obvio, pero es primordial tener este primer paso clarificado pues te servirá para establecer los objetivos, la propuesta de valor y la audiencia a la que te dirigirás. No será lo mismo vender a un público mayor que a uno juvenil, un producto que otro y el nivel de impacto que puede alcanzar. 

Cuando se constate este apartado, podrás concentrarte en investigar el buyer persona y saber cómo actúa y cómo consume nuestro público ideal. Por ejemplo, los mayores seguirán abogando por artículos amplios que puedan analizar previamente, teniendo más cabida en Facebook, y los jóvenes se decantarán por algo menos denso y más llamativo, teniendo su lugar en Instagram y Twitter donde tienen su base en las fotos y los comentarios más significativos.

Sabiendo esto, el generador de contenidos o branded content decidirá en qué red estará presente y tras realizar una vez más su labor de detective, trazará su estrategia de canales estableciendo su frecuencia de publicación, un horario puntero para ello, el tipo de contenido y la forma con la que pretendemos enamorar a nuestro público objetivo.

Buen estratega, buen análisis

Una vez que se empieza a tener presencia en las redes sociales, es el momento de observar cómo va evolucionando nuestro contenido y cómo interactúan nuestros leads con ello. No basta con quedarse con el número de seguidores de la página para hacer un balance real de nuestro rendimiento. Hay personas que no están suscritas a nuestra red pero de vez en cuando se acercan a ver qué tenemos. Otras están registradas pero luego son “clientes invisibles”. 

Como hemos visto, un buen estratega de contenidos tiene que ser una persona multidisciplinar, donde además de manejar el branding y tener grandes habilidades creativas y publicitarias, tiene que ser un prodigioso detective para investigar su situación y un buen matemático para analizarla y sacarle provecho. De los numerosos KPIs que existen para cumplir este objetivo, realizaremos una medición de nuestro engagement, donde tendremos que hacer uso de fórmulas matemáticas y trataremos de sacar el resultado más exacto posible para apoyarnos en nuestra teoría. 

Nos basaremos para el análisis en el número de “me gusta”, los comentarios y los compartidos (multiplicaremos los valores según su grado de importancia) en relación a un dato de presencia de la audiencia. Si tenemos constancia plena del alcance que tiene el post (lo deseable), utilizaremos esta:

                          Nº de Me gusta + 2x Comentarios + 3,5x Compartidos

Engagement=   _________________________________________

                                                 Alcance del post

En el caso de que no tengamos ese alcance, lo sustituiremos por el número de seguidores, pero tendremos que tener en cuenta que será un dato menos exacto por las fallas que puedan darse.

La publicidad en las redes sociales, nuestro escaparate digital

No podemos olvidar nuestro objetivo principal: vender. Nuestro propósito en las redes sociales es montar un escaparate digital para darnos a conocer, llamar la atención de un posible cliente y redirigirlo a nuestra página principal para que empiece a interactuar con los productos que ofertamos. Es básicamente lo mismo que se aplicaba a las tiendas tradicionales pero sabiendo adaptarnos a los nuevos tiempos. 

Poco a poco, vamos enamorando a la audiencia a través de un contenido vistoso, le vamos transmitiendo nuestros valores y enseñando todo lo que somos capaces. Entramos de lleno en nuestra estrategia de Inbound Marketing para guiar al target y tratar de convertir un mero espectador en un cliente fiel que confíe en nuestra empresa. 

Lo mejor que podemos hacer con nuestra estrategia publicitaria en las redes sociales es configurar posts patrocinados, links ads y otros métodos que nos ayuden a aumentar la visibilidad y la interacción con el público, teniendo en cuenta ese análisis previo con nuestros objetivos y el público que queremos alcanzar. Así, empezamos a realizar una acción más específica para captar clientes.

Estrategia de funnel o la estrategia de “la vieja del visillo”

Una vez que obtengamos un resultado para analizar nuestro rendimiento, es necesario averiguar nuestros puntos fuertes y débiles para optimizar nuestro funnel o embudo de conversión. Actuaremos como “la vieja del visillo”, investigando los distintos procesos de suscripción/compra para ver en qué proceso nos han abandonado nuestros leads y qué aspectos debemos mejorar para fidelizar al cliente.

En el análisis, partiremos desde un público general hasta clientes concretos para estudiar si se van en el mismo proceso o distintos y su explicación. Una vez realizada esta operación, modificaremos las fallas y volveremos a publicar para medir el nuevo impacto. 

Estrategia de Email Marketing, una de las favoritas del Inbound Marketing

Aunque un email resulte básico y poco innovador a primera vista, es esencial para mantener el contacto con nuevos clientes y clientes ya fidelizados. Hacerles ver que seguimos estando ahí para cualquier cosa, que no nos olvidamos de ellos y que les vamos actualizando sobre las nuevas novedades que disponemos, es una de las estrategias más socorridas y agradecidas por nuestros leads.

Aun así, hay que utilizar el Email Marketing con precaución, pues atosigarlos con correos masivos diariamente supondrá una contra-estrategia para nosotros y en vez de atraerlos, espantaremos a nuestros clientes. Sería de gran utilidad hacer uso de la herramienta con acontecimientos destacados, como suscripciones, compras y envíos, eventos y una newsletter mensual. 

Esto requiere una buena base de datos de contacto y segmentar a nuestros usuarios para diferenciar los compradores con más peso de los demás. Pues aunque se supone que el trato debe ser igual, siempre hay que mantener un especial cuidado con aquellos clientes consolidados que generen mayores ingresos en nuestra empresa. Se podrá hacer uso una vez más del funnel anteriormente visto para esta división y así investigar su comportamiento de compra y establecer objetivos específicos en cada subgrupo. 

Los influencers, los dioses digitales

Los influencers, gusten o no, se han convertido en las grandes referencias de la audiencia, especialmente en los más jóvenes. Tener, por ejemplo, la misma silla gamer que el Rubius y vestir como Dulceida se han vuelto como hoy lo llamamos “virales” y ha provocado que las grandes masas actúen y consuman lo mismo que sus considerados héroes, incluso dioses digitales. 

Este fenómeno fan tan fidelizado a sus ídolos es una gran oportunidad para atraer clientes y ahora más que nunca las corporativas están aprovechándola para estrechar vínculos con aquellos individuos de renombre que pueden generar un gran impacto en sus productos con una algunas colaboraciones. 

Como buenos detectives, una vez más tendremos que investigar si esta opción nos sale rentable para nuestro negocio, objetivos y audiencia. En el caso de que se decida y se hayan establecido acuerdos para continuar con esta estrategia, se realizará una campaña que apoye los valores de nuestra empresa y cuando terminemos, volveremos a medir el impacto. Si se ha realizado correctamente, ambas partes saldrán beneficiadas, el influencer con más notoriedad y la empresa con más alcance y posibles leads.

Entonces, ¿cuáles son las claves para hacer una buena estrategia en redes sociales? Está claro: investigar, investigar e investigar. La esencia de una buena estrategia está en saber en qué te puedes basar para explotarla al máximo y cuidar tus debilidades. Sin olvidar analizar y sondear continuamente los resultados  para optimizarlos. Todo esto, junto a un buen contenido con SEO, un buen diseño y otras estrategias adicionales elementales, enamorarán a nuestros clientes potenciales y serán determinantes para fidelizarlos con nuestra marca. 









Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis