Una de las claves en una estrategia de Inbound Marketing es lograr conectar con tu cliente objetivo. Esto, al principio, puede parecer difícil, ya que estamos acostumbrados al cara a cara, pero es mucho más sencillo de lo que parece.

Hay que hacerse a la idea de que el mundo digital es como una enorme avenida por donde pasan muchas personas sin parar. En esa avenida, hay cientos de anuncios y objetos que pueden llamar su atención, así que, para que se paren en tu tienda, debes tener el escaparate que más les llame la atención.

¿Cómo es tu cliente objetivo?

Lo primero, tienes que tener muy claro a quién te diriges, y en qué momento de la decisión. Hacer un buyer persona y recorrer su buyer journey.

Piensa en dónde se ubica tu empresa, en su tamaño y lo que puede abarcar, y luego piensa en los clientes que quieres atraer. Imagina sus características, sus problemas, lo que quieren conseguir, lo que buscan… Y lo que buscan de tu negocio.

Haciendo fichas de distintos clientes tipo, conseguirás centrarte en una persona concreta a la hora de generar tu contenido, lo que hará más sencillo el proceso de creación.

Piensa como ese cliente en concreto, ¿qué desea? ¿Qué problema quiere solucionar? ¿Cómo puedes ayudarle? Comienza a partir de ese punto, y el contenido saldrá solo.

Ábrete a tu mercado objetivo: salta a lo digital

Tú más que nadie sabes por dónde se mueve tu público objetivo, especialmente en el mundo digital. Según la franja de edad o las aficiones, podrás encontrarlo más fácilmente en una red social u en otra, o incluso en webs y foros especializados donde se resuelven dudas.

Aprovecha estas oportunidades para acercarte a tus clientes potenciales, que te sientan cercano y sepan que tienen un referente en ti.

Además, puedes aprovechar redes como Facebook o LinkedIn para establecer grupos de especialistas u obtener contactos que puedan beneficiarte en un futuro.

Muestra tu valor

A medida que las personas vayan comprobando que tu palabra tiene valor, que tienes conocimiento de tu negocio, desde dentro y desde fuera, serán más y más los interesados en que seas tú el que resuelva sus dudas.

Hay distintas maneras de acercar a los clientes hacia tu marca. No te quedes en los posts, ve más allá. Webinars, vídeos, entrevistas a invitados, eBooks… Hay multitud de tipos de contenido que puedes realizar. Puedes encontrar ideas aquí.

Con esto, tu agenda de contactos comenzará a crecer, y con ellos tus clientes, cada vez más fieles a tu empresa.

CTA: llamadas a la acción

La manera más sencilla de conseguir un posible cliente que ha entrado en tu sitio es a partir de un CTA (call to action). En ellos, debes obsequiar a tus visitantes con un valor añadido a cambio de su correo electrónico, teléfono, o aquellos datos que necesites. Procura siempre que sean los imprescindibles (especialmente, el mail).

El diseño, el color, la posición en el sitio… Hay distintos modos de crear un CTA y ponerlo en práctica. La mejor manera de comprobar cuál es la que mejor se adapta a tu cliente objetivo es mediante prueba y error.

Sobre todo, observa

Más allá de todo esto, lo principal es prestar atención a cómo se comportan los clientes en tu tienda. Ellos, mejor que nadie, te dan las pautas sobre cómo realizar tu estrategia para conseguir el éxito. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis