Guía para redactar posts profesionales y optimizados en SEO

Esto que estás leyendo es un metapost, un post que habla sobre posts. Te vamos a dar algunas, guías, consejos y trucos con los que vas a poder redactar posts profesionales para tu blog. 

¿Has soñado alguna vez con escribir de corrido páginas y páginas de texto? Tiene que ser una sensación fantástica, ¿no crees? Sentarse delante del ordenador y, casi sin pestañear, teclear frenéticamente mientras esa musiquilla de percusión apila párrafo tras párrafo en tu pantalla como si fueran piezas de tetris. No creas que es un sueño imposible. Puedes conseguirlo si tienes un plan bien definido.

Abordar la creación de contenidos para tu blog, sean del tipo que sean, tiene más complicación de lo que a veces pensamos. Por eso cuando te enfrentas a la temida página en blanco te das cuenta de lo alargada que puede llegar a ser la sombra del bloqueo del escritor. ¡No te desanimes! Todos los creadores -sí, eres un creador- se han enfrentado a esta situación tan desagradable.

Después de leer este post no solo vas a superar el vértigo de la página en blanco, sino que vas a redactar posts como un pianista toca El vuelo del moscardón de Rimski-Kórsakov. Como todo, la redacción es una habilidad que tienes que trabajar y entrenar. Cuanto más escribas más fácil te resultará redactar posts profesionales a la velocidad del rayo.

Cuál es el objetivo de tu post y a quién te diriges

Siempre tienes que tener en mente dos cuestiones fundamentales cuando te dispongas a escribir en tu blog. Por qué lo haces y para quién escribes. Si decides redactar un post tienes que tener muy claro cuál es tu objetivo. Lo que pretendas conseguir marcará el tipo de comunicación que mantendrás con tus lectores. Así como conocer a los destinatarios de tu mensaje o Buyer Personas, te dará mucha información útil sobre el enfoque que debes dar a tus contenidos.

No hay post sin propósito

Los objetivos que persigues con tu blog pueden ser muy variados. Quizás quieras demostrar a tus clientes que eres el mayor experto de España en injertos capilares o tal vez estás buscando que los ancianos de Andalucía aprendan a programar en JavaScript. No importa la meta que te propongas, lo importante es que tus posts tengan una finalidad y tus creaciones estén dirigidas a alcanzar el objetivo que te has marcado. 

Cada una de tus publicaciones es una pequeña batalla que te acerca al objeto de todo el trabajo y tiempo que vuelcas en tu blog. ¡Conviértete en un estratega! Troya se conquistó con ingenio y astucia. Ten siempre un plan de contenidos, adáptalo a cada situación que se te presente y actúa en consecuencia.

Redacta tus posts para tu público

Que consigas alcanzar tu propósito con el post que estás escribiendo depende, sobre todo, de cómo te relaciones con las personas que quieres que lo lean. Esas personas son tu público, los destinatarios de tu mensaje. Tómate un tiempo para reflexionar sobre ellos, elabora un perfil de tu audiencia si aún no lo tienes y pregúntate qué es lo que puedes ofrecerles. 

Una estratégia que te resultará muy útil es diseñar a uno o varios buyer personas. Con esta suerte de perfiles verás que orientar tu contenido a las motivaciones de tus lectores será mucho más sencillo. 

Ajusta tu lenguaje a tu audiencia, que manejes varios registros lingüísticos es una ventaja que tienes que aprovechar. No es lo mismo hablar con un familiar sobre Inbound marketing que hacerlo con el director de ventas de tu empresa. La forma en la que te diriges a tu público marca el tipo de relación que quieres establecer con él.

Lo más aconsejable es que utilices un registro cercano, ajustado a la realidad y a las expectativas de las personas a las que quieres dirigir tu discurso. Construye un relato sencillo, ameno y claro, así no te equivocarás.

Un buen post es un post publicado

Sentimos comunicarte que el post perfecto no existe. No te empeñes en conseguirlo porque este deseo te inmovilizará y te impedirá terminar de escribir todos esos posts que tu blog y tu negocio necesitan. Con esto no te queremos desanimar ni aconsejar que descuides la calidad de tu escritura. Pero es muy común entre los principiantes querer demostrar más de lo que es humanamente posible. Recuerda que no eres un aficionado, eres un profesional.

De momento no dan ningún Premio Nobel al mejor blog y no conseguirás engagement alguno manteniendo tus post en un borrador eterno. Sabemos que a veces puedes ser muy exigente y puede que tus creaciones nunca serán lo suficientemente buenas si las examinas bajo la lupa de la perfección.

Mucho SEO

Para que tus posts rindan al máximo te vamos a dar un par de claves para que sean indexados como se merecen por Google y mejoren tu posicionamiento SEO: 

  • Incluye links: usar enlaces oportunos (3 ó 4) dentro de tus posts es esencial para mejorar su posicionamiento y generar retroalimentación de tráfico. Con ellos puedes y debes promocionar otros contenidos relacionados dentro de tu blog.


Si decides incluir links externos, asegurate de quee sean fiables. Además, con su uso puedes incrementar el flujo de visitantes de tu blog siguiendo una estrategia colaborativa de linkbuilding con otras webs.

Tanto si los enlaces tus posts son internos o externos, establece en las preferencias de redireccionamiento que estos se abran en una pestaña adicional para que tus visitantes no abandonen tu post.

  • Keyword list: ya te hemos hablado sobre lo importante que es tener una estrategia. Para elaborar un lista de palabras clave en condiciones ponte en la piel de un gran estratega como Otto von Bismark o Alejandro Magno y toma la mejor posición en el campo de batalla. Redactar posts profesionales es parecido a comandar palabras.


Medita un poco sobre tu público y tu competencia. Qué términos de búsqueda utilizan y con qué palabras se posicionan. Con Google Keyword Planner verás cuáles son estos términos, su frecuencia y tendencias de uso.

La opción más sabia por la que puedes optar es diferenciarte de tus rivales. Muchos de ellos seguro que cuentan con más recursos económicos y harán campañas de Adwords que incluyen palabras cuyo coste por clic (CPC) es muy alto.

Si no quieres invertir muchos recursos ni empezar una guerra que no puedas ganar, lo ideal es que te centres en palabras y frases cortas (short tail) que giren alrededor de los términos más populares.

Sin embargo, las keywords que te darán mejores resultados serán las frases más largas y descriptivas (long tail). Aunque el volumen de clics es menor del que generan los términos short tail, también lo es la competencia y la inversión de recursos.

Además, el ratio de conversión que proporcionan una buena keyword list long tail es significativamente mayor. No olvides que deben ser naturales e intuitivas y estar siempre adaptadas a las búsquedas que realiza tu público objetivo.

  • Etiquetas: tener una buena organización de temas con categorías y etiquetas permitirá que las arañas de Google indexen mejor tu contenido en las búsquedas relacionadas con la materia sobre la que escribes.


Que tus tengan buena categorización mejora también la experiencia que tiene el usuario dentro de tu blog. Cuanto más ordenado esté tu contenido mejor experiencia tendrá el usuario, tus post tendrán menor tasa de rebote y pasarán más tiempo navegando dentro de tu blog. 

  • Títulos y encabezados: Google pone mucha atención a los títulos y encabezados de los post de tu blog. Tienes que procurar incluir un título H1 y varios encabezados H2 que contengan tus palabras clave principales. Utiliza los encabezados H2, H3, H4, etc. para separar los temas dentro de tus posts, evitar párrafos excesivamente largos y fomentar una lectura ágil.

El contenido de tu blog: el cebo y el anzuelo 

Para redactar posts profesionales escoge los temas sobre los que vas a escribir con detenimiento. Es cierto que casi siempre necesitarás investigar un poco para realizar tus posts. Sin embargo, para que el contenido que redactes tenga valor tienes que poder aportar algo tuyo. Cuanto más experiencia tengas y más sepas del tema sobre el que escribes más valor tendrá tu publicación.

Sé específico

Ya has escogido el tema del que vas a hablar, pero mientras escribes notas que estás dejando de lado aspectos interesantes que te gustaría tratar. Crees que tus lectores no merecen perderse esa porción de conocimiento y tienes razón. La solución es sencilla, apunta en tu calendario de contenidos la redacción de un nuevo post, en él tratarás el asunto que te hayas dejado en el tintero.

Haz que tu post progrese desde un nivel básico

Cuando estás escribiendo sobre un tema muy especializado tal vez sientas la tentación de elevar el nivel intelectual de tus reflexiones hasta exprimir la última gota de tu conocimiento. Nadie te impide hacerlo, es más, tus lectores estarán muy agradecidos contigo por compartir todo lo que tienes dentro con ellos.

No obstante, cuando profundizas mucho en un tema corres el riesgo de perder por el camino a parte del público al que quieres llegar. Al escribir sobre materias que dominas puedes entusiasmarte demasiado y olvidar que tu audiencia necesita ir paso a paso. No temas escribir sobre conceptos básicos al principio de tu post, podrás ir aumentando de forma escalonada la dificultad y especialización de tu contenido. 

Además, ¡los contenidos en profundidad son muy bien vistos por Google!

Redactar posts profesionales y apetecibles

Olvídate de los bloques de texto pesados y densos. Hay que ponerle las cosas fáciles a los destinatarios de tu mensaje. Con que escribas párrafos de 3 ó 4 líneas es más que suficiente. Ve al grano, no te pierdas en rodeos ni en florituras. Todo lo que escribas debe aportar valor y significado al texto, orienta tus palabras al objetivo de tu post.

Comunica más con menos. Los usuarios de hoy no leen, escanean. Igual que ocurre con la comida, los post tienen que entrar por los ojos. Utiliza subtítulos, listados y negritas como arma de seducción.

Utiliza imágenes, gráficos, infografías y vídeos. Vivimos en la era del audiovisual y, si una imagen vale más que mil palabras, saca la calculadora porque una pieza audiovisual suele contener como mínimo unos veinticinco fotogramas por segundo. Son muchas palabras, ¿no crees?

No olvides ocupar todo el ancho del texto con ellas y, por favor, las fotos que decidas incluir deben tener relación con el post y contribuir a enriquecer su contenido -ya hay demasiadas fotos gatitos en Internet-.

Cuando redactas un post deberás escoger una imagen destacada -ya sabes, nada de gatitos-. Recuerda que redactar posts profesionales. La imagen que elijas aparecerá en la home de tu blog y en las publicaciones de redes sociales que asocies al post. Puedes sumergirte en los abundantes bancos de imágenes que existen y conseguir una que sea buena, bonita y gratis.

Di no a los posts publicitarios 

Ten cuidado con la publicidad y la autopromoción. Tus lectores no quieren que les vendas la moto. Quieren que les enseñes algo que no saben, que les sirvas de guía, de ayuda para resolver un problema o satisfacer un deseo concreto. Conoce las motivaciones de tus lectores y los tendrás contentos y satisfechos.
¡Recuerda cuál es la base del Inbound marketing!

Genera y cumple expectativas

Los títulos y encabezados son dos de los mayores reclamos de tus posts y siempre tienes que intentar que sean llamativos y generen interés. Para conseguirlo debes anunciar de una forma sugestiva y creativa el contenido que preceden. 

Pero recuerda, tu título, introducción y encabezados son una declaración de intenciones, son una promesa que le haces a tus lectores y más te vale cumplirla. Si hay algo que no te conviene, es decepcionar a tu audiencia. Si prometes que vas a dar las claves y consejos sobre cómo lograr tener un vientre plano, este es el contenido que debes incluir.

Conclusión: la guinda del pastel

Es muy aconsejable que incluyas siempre uno o dos párrafos a modo de cierre. Es tu oportunidad para incluir llamadas a la acción, ofrecer un brevísimo resumen de la publicación y dejarle a tus lectores un retrogusto agradable que estimule su apetito por el contenido de tu blog.

Ya lo sabes, a la hora de redactar posts profesionales cuida tu ortografía, cuando lo haces cuidas tu contenido. Hazlo o tus lectores saldrán pitando de tu blog como si hubieran visto un mostro orrivle monstruo horrible. No hay nada que dé peor impresión y reste más credibilidad que un post con herrores errores de este tipo. Esta es una de las razones por las que tienes que repasar al menos dos veces el contenido de tu post.

Los fallos de redacción también son muy habituales. Pídele a alguien le eche un ojo y lo lea para que te dé su opinión. Una mirada inocente verá cosas que no creerías que estaban escritas o que dabas por supuestas.

¿Todavía no te has puesto a escribir? No esperes más, simplemente tírate a la piscina. De cabeza, en bomba o de pie, salta como quieras, pero lánzate al agua y empieza a escribir. Tus lectores están esperándote, te necesitan y tú les necesitas a ellos. Están deseando recibir esas palabras tan tuyas que les ayuden a encontrar lo que buscan.

Mejorarás con cada post y, con la dedicación suficiente, acabarás por convertirte en un referente para tu audiencia. -Ya verás-, incluso te saldrán fans. ¿Estás siguiendo nuestros consejos? Si la respuesta es sí, ahora estás en el camino de convertirte en un blogger legendario.

Te animamos a que continues leyendo nuestro blog y dejes un comentario compartiendo tu opinión.


 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis