tasa de robote

¿Quieres reducir la tasa de rebote de los posts de tu blog? -Te gustaría, ¿verdad?- Con este post vas a aprender una fórmula con la que escribirás introducciones que atraparán a los lectores de tu blog como mosquitos en una tela de araña.

Desde nuestra agencia ayudamos a empresas de todos los sectores a lograr sus objetivos de visibilidad, tráfico y conversión. Tenemos experiencia en branding, diseño web, formación a empresas y -por supuesto- inbound marketing. Somos expertos en atraer tráfico y convertirlo en clientes.

Podemos ayudarte también a ti -no te resistas, nuestros posts son gratis-. Para hacerlo nos apoyamos en las últimas herramientas de monitorización y gestión. De hecho, uno de nuestros principales partners es HubSpot con quien estamos más que certificados, somos auténticos “pata negra”.

¿Estímulado? Sigue leyendo y entrarás en éxtasis.

El punto de partida de tus posts

Tus conocimientos son igual de buenos y atractivos que los del resto, has optimizado al máximo tu SEO y aún así tus lectores salen catapultados rápidamente a otros blogs nada más poner un pie tu web. Tu competencia -en realidad la nuestra, la de todos- no es poca, la forman decenas, incluso cientos, de millones de blogs. 

Quizás ahora mismo te sientas como Gary Cooper en Sólo ante el peligro -¡qué antiguo!- o como Frodo cruzando la Tierra Media esquivando un mundo de enemigos. ¿Qué les puedo ofrecer que no ofrezca cualquier otro? te preguntarás.


Lo primero, ¡Arriba esos ánimos!. En segundo lugar, vas a darles lo que nadie les da. Lo más precioso de este mundo. Además de tu exquisita escritura, gracia y conocimiento enciclopédico, vas a darles tiempo. Has oído bien. -¡Tiempo!-

¿Te atreves a averiguar cómo? Ya no hay vuelta atrás.

Una de las razones por la que tu tasa de rebote es demasiado alta

Luchas bravamente con los otros bloggers por conseguir un posicionamiento relevante para tus contenidos. Confías en que las búsquedas de los usuarios les guíen a tu blog con lo que conseguir una buena cantidad de tráfico para tu web. Y te quiebras la cabeza para escribir artículos útiles y atractivos con los que maximizar el tiempo de navegación de tus lectores.

Sin embargo, una vez entran en tus dominios leen tu titular, la mitad de tu introducción y… -¡sorpresa!- desaparecen. Te diremos el porqué. Los usuarios no piden otras cosas más que estas tres: inmediatez, claridad y calidad.

Escribe tu introducción en tres pasos

Vivimos en un mundo en constante aceleración, cada vez hay más cosas que hacer, más donde elegir y menos tiempo para hacerlo todo. Los que podrían ser tus lectores emplean el tiempo imprescindible en sus búsquedas y deciden en segundos si el contenido les interesa o no.

Sabemos que has empleado muchísimo tiempo en currarte esas introducciones preciosistas y llenas de figuras retóricas. Pero para conseguir que los lectores se lean tus entradas de principio a fin tienes que empezar a ser casi telegráfico. Ya tendrás tiempo en el cuerpo de tu post de ponerte intenso.

Ve al grano

Con un par de líneas o tres deberías explicarle al lector exactamente lo que debe esperar y lo que va a leer en tu post. -¡Rápido y directo!- Así harás que los usuarios sepan casi al instante si están o no interesados en tu contenido.

Los que sientan que lo que ofreces es lo que andan buscando continuarán leyendo unos segundos más.

Saca músculo

Aquí puedes extenderte un poco más, pero no pierdas el norte. Procura que tus usuarios no sientan que les estás haciendo perder su valioso tiempo o no tardarán ni un segundo en abandonarte.

Este es el momento en el que te muestras como el experto que eres. Habla sobre tu experiencia, sobre algún caso concreto en el que hayas trabajado y fortalezca tu posición como interlocutor válido.

Tienes que hacer ver que el contenido que están a punto de leer es fiable y de calidad. Les vas a aportar tu experiencia y conocimiento, deben confiar en ti y saber que sabes lo que te haces.

Dales un empujón para que actúen

Acabas de darte un autopase de gol, sólo te queda rematar y perforar la portería. Que no te tiemblen las piernas, ya está casi todo hecho. Reta a tus lectores con una frase corta, anímales a que continúen leyendo, cuéntales qué ocurrirá si lo hacen o diles simplemente que el meollo de lo han ido a buscar está detrás de esas palabras.

Tampoco era tan complicado. Con estos tres pasos tendrás las cosas más claras a la hora de escribir las siguientes introducciones de tus posts. Verás que la tasa de rebote se reduce y cómo más y más lectores empiezan a disfrutar de tus contenidos a fondo.

Si te surge cualquier duda o quieres aprender más sobre redacción de contenidos, inbound marketing, diseño web o branding; ya sabes dónde estamos y cómo contactar con nosotros



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elige el día y la hora que más te convenga y un/a especialista de nuestro equipo se pondrá en contacto contigo

A un click de conseguir tu ebook gratis